4 de octubre de 2010

Mad Men: sinónimo de calidad



Mad Men es la típica serie que por mucho que había leído que había que ver, no me decidía a verla. Puede ser que el tema no me atrajera mucho o que la época donde está situada no me dijera nada y aunque cada año coleccionaba premio tras premio seguía haciendo oídos sordos a su llamada.

Hace un mes me decidí a empezarla, fue ver la primera media hora del primer capítulo y entender el porque de tanta fama. Además de tener un estilo visual impecable y unas actuaciones casi perfectas, las pequeñas tramas del día a día de la agencia de publicidad Sterling, Cooper, Draper & Pryce te enganchan sin remisión, empezando por la turbulenta vida de Don Draper, protagonista absoluto de la serie hasta las andanzas de la "novata" secretaria Peggy Olson.

Si aún no habéis visto nada de la serie os dejo un pequeño resumen de la trama:

Mad Men está ambientada en Nueva York durante los primeros años 60, la serie gira alrededor del competitivo y nuevo mundo de la publicidad, sector que empezaba a convertirse en lo que es hoy en día, y sigue las historias de algunos trabajadores de la agencia Sterling, Cooper, Draper & Pryce, creativos, secretarias, jefes y sus familiares más próximos.

El peso de la serie recae en el personaje de Don Draper (John Hamm), el creativo estrella de la agencia de publicidad, un tipo implacable, que vive de su ingenio y sus palabras y que utiliza un estilo agresivo y frío que lo hacen triunfar en su trabajo. Sus silencios, sus miradas y su misterioso pasado lo han convertido en uno de los personajes más interesantes del panorama de las series actual.

Además de él nos encontramos con un puñado de excelentes secundarios como Pete Campbell, un ambicioso y joven ejecutivo de cuentas, Peggy Olson una secretaría nueva en la oficina que demostrará que tiene talento para la publicidad, Roger Sterling uno de los socios de la agencia y amigo de Don y la inigualable jefa de secretarias Joan Holloway. Los problemas, ambiciones y deseos de todos ellos nos engancharán sin remisión a esta ya mítica serie, que espero que no os la perdáis.

Ah! Una última recomendación: si hace poco que habéis dejado de fumar mejor dejar la serie para más adelante.

No hay comentarios: